Boulder County has enacted Level 1 Fire Restrictions

News Archive

September 15, 2021

Longmont City Council champions making the healthy choice the easy choice

Seguido en Español

Boulder County, CO — On Sept. 14, the Longmont City Council voted to approve a Healthy Drinks in Children’s Meals Ordinance, a city ordinance aimed at promoting children’s health by requiring that healthy beverages such as water and milk be promoted on restaurant kids’ menus.

This policy does not prevent a parent from ordering any drink they choose for their child. The ordinance is similar to one passed in Lafayette passed in 2017.

The ordinance was spearheaded by the Healthy Longmont coalition, a group of individuals, businesses and organizations committed to promoting children’s health in Longmont. Members include Salud Family Health Centers, The Roost, St. Vrain Healthy Kids, Ollin Farms the OUR Center, along with several other local organizations. National health groups also support the measure as a best practice in improving children’s health including the American Heart Association and the American Diabetes Association.

Healthy Longmont coalition member Sean Gafner, owner of The Roost, Smokin’ Bowls and Jefe’s removed sugary drinks from his kids’ menu years ago.

“Sugary drinks aren’t big for our family—we generally drink water, unsweetened tea and milk—but when we saw the numbers linking soda to health problems, it was an easy step to take. We simply only listed water and milk with our kids’ meals. We haven’t had any negative feedback,” Gafner said. “Our core values state that we want to be leaders in Longmont; we want to be a part of a city that thrives economically, emotionally and physically.”

“Sugary drinks are a major factor that contribute to obesity and chronic disease,” said Camille Rodriguez, Boulder County Public Health’s executive director. “Efforts like this one help reduce the amount of sugary drinks our children drink by providing parents with healthy options as the default.”

Sugary drinks are a major contributor to chronic disease for children and adults alike. They are the number one source of added sugars in the American diet. Children who drink at least one sugary beverage a day are a third more likely to die from a heart attack as an adult, 26% more likely to develop type 2 diabetes, and 55% more likely to experience overweight or obesity. Over a quarter (26.6%) of Boulder County children 5-14 years old are experiencing overweight or obesity, a 43% increase since 2003.

The impact of sugary drink consumption on health is also an issue of equity; children of color are disproportionally impacted. In Colorado, 19% of children consume one or more sugary drink per day while 30% of Latino children drink one or more sugar drink per day. A significant reason for this disparity is the targeted marketing beverage companies use to market to kids, particularly children of color.

What restaurants serve to children is increasingly important. Americans eat meals outside of their home more than ever; half of food expenditures are now spent at restaurants and the average family eats out four or more times per week. A child who eats out four times per week and who has a sugary beverage each time can gain eight pounds of additional weight annually.

Area youth are also involved, spearheading a social media campaign educating their peers on the health effects of sugary beverages. You can see their campaign on Instagram at “hidden.sugar” and on TikTok at “hiddensugar.”

James Kerrane, a local freshman and member of the social media campaign remarked, “Of kids born in the year 2000 or later, one in three will develop type 2 diabetes. For kids of color, that number rises to one in two. The reckless advertising and promotion of daily sugar consumption has fueled the United States’ childhood obesity epidemic. The dangerous amounts of sugar in these drinks can lead to heart disease and diabetes even if you’re not obese. We need to act now to improve the health of kids in our community.”

-BoulderCountyHealth.org-

Boulder County, CO — El 14 de septiembre, el Concejo Municipal de Longmont votó para aprobar la Ordenanza de Bebidas Saludables en las Comidas de los Niños, que esta destinada a promover la salud de los niños al requerir que las bebidas saludables como el agua y la leche se promocionen en los menús para niños en restaurantes.

Esta ordenanza no impide que un padre ordene cualquier bebida para su hijo. La ordenanza es similar a la aprobada en Lafayette en 2017.

La ordenanza fue encabezada por la coalición Healthy Longmont, un grupo de personas, empresas y organizaciones comprometidas con promover la salud de los niños en Longmont.

Los miembros incluyen Salud Family Health Centers, The Roost, St. Vrain Healthy Kids, Ollin Farms el OUR Center, junto con varias otras organizaciones locales. Los grupos nacionales de salud también apoyan la medida como una mejor práctica para mejorar la salud de los niños, incluyendo la Asociación Estadounidense del Corazón y la Asociación Americana de Diabetes.

El miembro de la coalición Healthy Longmont, Sean Gafner, propietario de The Roost, Smokin’ Bowls y Jefe’s, eliminó las bebidas azucaradas de sus menús de niños hace años.

"Las bebidas azucaradas no son comunes en nuestra familia; generalmente bebemos agua, té y leche sin azúcar, pero cuando vimos los números que relacionan los refrescos con problemas de salud, fue un paso fácil de dar. Simplemente incluimos solo agua y leche en nuestros menús para niños. No hemos tenido ningún comentario negativo", dijo Gafner. "Nuestros valores fundamentales establecen que queremos ser líderes en Longmont; queremos ser parte de una ciudad que prospera económica, emocional y físicamente".

"Las bebidas azucaradas son un factor importante que contribuye a la obesidad y las enfermedades crónicas", dijo Camille Rodriguez, directora ejecutiva de Salud Pública del Condado de Boulder. "Esfuerzos como este ayudan a reducir la cantidad de bebidas azucaradas que beben nuestros hijos al brindarles a los padres opciones saludables como opción predeterminada".

Las bebidas azucaradas contribuyen de manera importante a la aparición de enfermedades crónicas tanto en niños como en adultos. Son la fuente número uno de azúcares agregados en la dieta estadounidense. Los niños que beben al menos una bebida azucarada al día tienen un tercio más de probabilidades de morir de un ataque cardíaco como adultos, un 26% más de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y un 55% más de probabilidades de experimentar sobrepeso u obesidad. Más de una cuarta parte (26.6%) de los niños del Condado de Boulder de 5 a 14 años tienen sobrepeso u obesidad, un aumento del 43% desde el 2003.

El impacto del consumo de bebidas azucaradas en la salud también es una cuestión de equidad. Los niños de color se ven afectados de manera desproporcionada. En Colorado, el 19% de los niños consumen una o más bebidas azucaradas por día, mientras que el 30% de los niños latinos beben una o más bebidas azucaradas por día. Una razón importante de esta diesigualdad es la promoción que las empresas de bebidas utilizan para comercializar productos a los niños, en particular a los niños de color.

Lo que los restaurantes sirven a los niños es cada vez más importante. Los estadounidenses comen fuera de casa más que nunca; la mitad de los gastos en alimentos ahora se gastan en restaurantes y las familias salen a comer cuatro o más veces por semana. Un niño que sale a comer cuatro veces por semana y que toma una bebida azucarada cada vez puede subir ocho libras de peso adicionales al año.

Jóvenes locales también participan, encabezando una campaña en las redes sociales para educar a sus compañeros sobre los efectos de las bebidas azucaradas. Puedes ver su campaña en Instagram en "hidden.sugar" y en TikTok en "hiddensugar".

James Kerrane, un estudiante de primer año local y miembro de la campaña en las redes sociales comentó, “De los niños nacidos en el año 2000 o después, uno de cada tres desarrollará diabetes tipo 2. Para los niños de color, este número aumenta a uno de cada dos. La publicidad y la promoción imprudentes del consumo diario de azúcar han alimentado la epidemia de obesidad infantil en los Estados Unidos. Las peligrosas cantidades de azúcar en estas bebidas pueden provocar enfermedades cardíacas y diabetes, incluso si no es obeso. Necesitamos actuar ahora para mejorar la salud de los niños en nuestra comunidad”.

-BoulderCountyHealth.org-